Presidente Donald Trump

Ya ha pasado lo que medio mundo llevaba temiendo desde que anunciara su candidatura: Donald J. Trump es el 45º presidente de los Estados Unidos. Que Dios nos pille confesados.

leslie-jones-scream

Si antes de meterse en política ya era una celebrity conocida por sus peculiaridades, su sorprendentemente (contra-todo-pronóstico y experiencia previa) exitosa campaña presidencial le asegura pasar a la historia mundial, por mucho que nos pese a todos.

Desde el día que anunció su candidatura sabía que iba a ganar, no porque me crea experto en política sino porque tras un presidente como Obama, el péndulo de la historia suele llevarnos hacia el lado opuesto, y a los redneck’s que quemaban figuras de Obama cuando ganó, una figura como la de Trump, sibilina y ambigua en su condena a los que lo apoyen  (el KuKuxKlan por ejemplo) arrasaría entre todos tipo de colectivos y personas que no se molesten en informarse o lo hagan en donde no haya información veraz.

Obama fue el primero en subestimar (incluso ridiculizar) a Trump en la cena de Corresponsales de 2011 como recordó Stephen Colbert en un corto animado al estilo Batman de Tim Burton / Batman: La serie animada el día de las elecciones.

Pero está claro que la idea de los dos eran igual de malas opciones ha sido VITAL y caló entre muchos, como John Oliver dejó claro al exponer los “escándalos” que acosaban ambas campañas de Clinton y Trump, no con tanta mala leche (razonable) como Bill Maher. Pero es que eso pasa allí y aquí, mucho se nos llena la boca diciendo: todos son iguales, pero no es cierto, hay de todo y generalizar basándonos en un nulo conocimiento es lo que hace que Trump’s y partidos “populares” acaben ganando.

¿Por qué la campaña americana me ha tocado la moral? Porque USA es la primera potencia mundial, y lo que ellos hacen repercute en todas partes, si no política o económicamente, acaba llegando de forma cultural, y que un presidente hable en la intimidad de coger a las mujeres por su 🐱  (recordemos, un acto de depredador sexual), vea la luz y no le repercuta es una mala señal de lo que una sociedad civilizada puede permitir.

Y es que Trump es una bestia, no de la comunicación ni de la política (que en eso da tumbos como un borracho a las 6 de la mañana) sino de todo lo demás, solo hay que ver las 176 cosas más sorprendentes que ha hecho durante las elecciones:

La campaña ha sido tan salvaje que sus seguidores han llegado a decir que Hillary debería de ser “quitada de en medio”  o han llegado a creer que si no ganaba Hillary el mundo se acabaría, cuando es más probable que sea a la inversa, y los de Hillary al perder no pueden evitar sentir que la esperanza ha salido volando por la ventana.

Actores, directorespolíticos, drag queens... no ha habido ningún sector que se haya quedado en silencio ante lo que ha traido Trump a primer plano en estos años: el odio, el racismo y el egoismo que genera su figura y su retórica asustan.

Ahora solo queda esperar que no haga todo lo que dijo que haría, porque si no a los americanos les esperan 4 años muy jodidos…

Para otras ocasiones queda analizar por qué Hillary y los demócratas perdieron, lo malos que eran sus contrincantes de las primarías republicanas (Lying Ted Cruz el primero), su séquito de deplorables y la oportunidad perdida con Bernie Sanders, pero ahora me voy a llorar bajo una almohada mientras veo a Obama alejarse de la Casa Blanca en helicóptero.

Y para acabar, algunos otros artículos que son interesantes en este thinglink.

Y a tí ¿qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s